martes, 10 de mayo de 2011

pasos para administrar una empresa

Supongamos que ya tienes una idea genial con la que vas a obtener un gran éxito. Estos consejos te ayudarán a convertirla en realidad:

Paso 1: Escribe tu plan de negocio

Un buen plan de negocio es la clave para que la empresa funcione. No sólo te permitirá establecer lo que necesitas para poner en marcha el negocio, sino que te ayudará a convencer a los inversores de que vale la pena creer en tu idea.

Encontrarás consejos para redactar un plan de negocio en muchas páginas web; además, la mayoría de bancos para empresas también ofrecen entre sus servicios este tipo de asesoramiento.

Paso 2: Haz un estudio de mercado

Un estudio de mercado es fundamental. Para que el negocio funcione, se debe saber si hay posibles clientes para el producto o servicio que pretendes comercializar.

Paso 3: Consigue financiación

Con un plan de negocio eficaz y buenas posibilidades de introducirse en el mercado, obtener financiación te será fácil. Las fuentes de financiación posibles son los bancos, "inversores providenciales" ("angel investors", personas con una situación económica desahogada que buscan nuevas oportunidades de inversión), financieros (opción sólo viable si necesitas una inversión muy cuantiosa), familiares y amigos.

Paso 4: Contrata a un contable

Para llevar la contabilidad del negocio necesitarás mucho tiempo, que en realidad podrías dedicar a montar la empresa. Lo mejor es contratar a un contable, que también te dará consejos de tipo financiero y asesoramiento sobre las cuestiones más básicas, como controlar el flujo de caja y administrar las finanzas diarias.

Paso 5: Decide tu situación legal

En cada país existen distintas opciones de situaciones legales. Pídele consejo a tu contable en esta materia. En muchos países, la situación legal determina la cantidad y el tipo de impuestos que se deben pagar. También debes considerar si te conviene constituir una sociedad.

Paso 6: Perfecciona tu producto o servicio

Debes hacer todo lo posible para que tu producto o servicio esté preparado para comercializarse, es decir, que cumpla los requisitos legales de calidad y que no falle antes de tiempo.

También debes considerar cómo añadir valor al producto o servicio para que los clientes repitan y lo recomienden a otros compradores. Emplea el estudio de mercado que hayas realizado para establecer la estructura de precios más beneficiosa, pero sin sobrepasar los límites aceptables dentro del mercado.

Paso 7: Busca local, oficina, taller o almacén

Aquí hay que considerar muchos factores, sobre todo el equilibrio entre un alquiler aceptable y una ubicación conveniente. También debes tener en cuenta los equipos y el software que necesitas (por ejemplo, fotocopiadoras, ordenadores e impresoras para una oficina, aparadores para una tienda o estanterías para un almacén). Y no te olvides de los detalles más obvios, como la conexión a Internet.

Paso 8: Crea una marca

Debes escoger un nombre para la empresa, lo que no siempre es fácil, porque las posibilidades se limitan a aquellos nombres que no utilicen ya otras empresas y a las direcciones de Internet que todavía estén disponibles.

Una vez elegido el nombre, debes aplicarlo a los distintos artículos de papelería comercial, como membretes y tarjetas de visita. Gracias a la calidad que ofrecen las impresoras de oficina, podrás imprimir en la propia empresa muchos de los materiales que necesitas.

Paso 9: Contrata el personal

En los diarios locales encontrarás personal con perfiles generalistas; si necesitas perfiles especializados, puedes recurrir a las publicaciones del sector. Para algunos cargos puedes dirigirte a empresas de selección de personal o cazatalentos, pero debes tener en cuenta su coste.

Cuando escribas el anuncio de trabajo o la descripción del puesto, debes resaltar los aspectos positivos del cargo (sobre todo las posibilidades de promoción, viajes o los incentivos económicos, como la participación en los beneficios y otros pluses).

Paso 10: Pon en marcha una campaña de marketing

Hay pocas empresas que puedan gastarse grandes cantidades de dinero en publicidad, por lo que tendrás que ser muy hábil a la hora de administrar el presupuesto.

Aprovecha las ventajas de Internet: diseña una página web y asegúrate de que aparezca en los motores de búsqueda (hay empresas que te pueden ayudar a indexarla). Imprime internamente todos los folletos y material de marketing que puedas. Alquila un stand en las ferias comerciales. Compra listados de direcciones a empresas de marketing, que ya se habrán encargado de hacer una buena selección de empresas con las que podrás ponerte en contacto. También puedes comprar listados de direcciones de correo electrónico, pero ten cuidado con este sistema, porque mucha gente lo considera spam, es decir, correo no solicitado.

danny yohaira melgarejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada